No tengas hijos, ni se te ocurra!

Escrito por el 09/09/2019

Ni se te ocurra tener hijos.

Esta frase la escucho muy a menudo en estos tiempos. ¿Ahora bien, a quién se le ocurre decir esto?

Definitivamente a alguien que ya es padre o una madre quizás de hijos adolescentes que se puede decir que son los que más echan vaina.

Y yo me pregunto para que carajo los tuviste si después le estás diciendo al mundo no los tengas. ¿Es que te quitaron tu libertad ó es que no están haciendo lo que tú quieres que hagan?

¿Estás haciendo lo que quieres con tu vida? ¿Estás donde quieres estar? ¿Estás con quien quieres estar?

La pareja tiene proyectos de vida juntos y entre esos están los hijos, al menos algunas parejas los planifican.

La pregunta es ¿cómo está esa pareja cuando llegan los hijos?

Un hijo te cambia la vida 180° y te da la vuelta cual tortilla y si no estás preparado el camino de la pareja puede ser la separación.

En la medida que van creciendo le vamos dando a esos hijos lo que tenemos, eso que recibimos, ni más ni menos; a menos que te encargues de hacer mucho trabajo personal y hacerlo diferente a lo que lo hicieron tus padres, que te sientas libre de hacerlo diferente. Solo así les darás la libertad a ellos de que lo hagan diferente a ti.

Juntos o separados, papá y mamá siempre serán papá y mamá de los hijos que nacieron de la relación y los hijos siempre serán hijos, los chiquitos pues. Así seamos adultos nuestros padres siempre serán los grandes y los hijos los pequeños.

Muchos jóvenes de hoy en día entre 25 y 35 años deciden no tener hijos y yo me pregunto que recibieron de sus padres para no querer continuar la vida hacia delante. Debo aclarar que es una decisión muy personal y muy respetable, pero si ahondamos un poco más vamos a encontrar respuestas de ese “NO QUIERO TENER HIJOS”.

Pretender como padres que nuestros hijos lo hagan igual es egoísmo y es coartarles su vida cortándoles las alas para que vuelen.

También es egoísmo pretender que hagan lo que no hicimos nosotros con nuestra propia vida. ¡Cuidado! Pues los chiquitos están dispuestos a hacerlo, a tal punto que pueden entregar su vida a costa de cualquier cosa para obtener amor y reconocimiento, que se les mire y admire. Cuidado, es mejor encargarnos de nuestra vida y dejarlos libres de esa responsabilidad.


Tagged as , ,



Comentarios

Deja tu Comentario

Tu email no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *