Mi viaje a Sedona….Cada una vivió su propio camino y consiguió su propia respuesta. Yo .. comencé un camino de sanación …


Manoly Ramirez


Inicialmente no quería ir….fui invitada por una amiga querida y no acepté; a su vez yo le comenté a otra haciendo puente para que fueran juntas, y entre las dos terminaron convenciéndome. Fui refunfuñando todo el viaje, Preguntándome: ¿Qué hago aquí?, ¿Casualidad? definitivamente NO. Algo maravilloso me esperaba. La puedo definir como una experiencia mágica, como sin duda lo es Sedona. Y la compañía no pudo ser mejor. Cada una vivió su propio camino y sanó o consiguió su propia respuesta.
Yo conseguí varias y comencé un camino de sanación al que le había puesto una alfombra encima, para que no salieran a flote miedos que no quería recordar.
Después de ese viaje he trabajado en enfrentarlos y curar heridas que estaban ahí.
Hay mucho por recorrer, pero Sedona fue un antes y un después….
Y con este relato no me queda más que invitarlas a que se regalen la oportunidad mágica de vivir esa maravillosa experiencia.