Coaching Sistémico – Constelaciones Familiares


Las Constelaciones Familiares evolucionaron

El coaching sistémico es la evolución natural  de las leyes sistemicas. Para entender un poco más acerca de este tema comencemos por definir a un sistema como “un conjunto de elementos que están interconectados entre sí y en una contínua relación de cambio”.

El primer sistema del ser humano está constituido por la familia. Entonces, si llevamos esto al ámbito familiar, un sistema es un grupo de personas con nexos consanguíneos o no, que trabajan, aprenden, se divierten, pelean y se interrelacionan.

De igual manera las empresas, las organizaciones, el cuerpo físico y el sistema solar, son sistemas.

El coaching sistémico constituye una vertiente poderosa  del coaching y tiene sus fundamentos en el trabajo de Bert Hellinger con las Constelaciones Familiares.

Trabajamos con nuevas herramientas que de manera casi inmediata logra despertar en el individuo una realidad positiva en la todo es posible para ser feliz y sobretodo alcanzar todos sus propósitos. Desde la primera sesión se empieza ese despertar progresivo que brinda bienestar en todos los aspectos de la vida.

Qué vas a vivir en tu sesión individual de Constelaciones Familiares revolucionadas? lee detalladamente el texto a continuación:

Todo lo que debes saber antes de una sesión de Coaching Sistémico

El coaching sistémico es un proceso interactivo y dinámico que consiste en indagar de una manera confidencial las dinámicas del sistema familiar del consultante para generar cambios a través de la traducción del lenguaje escondido o secretos que han venido viajando en el sistema, produciendo un efecto sanador ya que ampliamos la perspectiva sin juicios, independientemente de la historia.

 

View this post on Instagram

 

El trabajo con plantillas en el coaching sistémico nos permite: . •ver una imagen •ver el orden •colocarnos en los pies del otro y •SENTIR . Algunas veces reconocemos cuál es el problema y vamos en busca de la solución. Otras veces ni somos capaces de ver dónde está la causa. Es allí donde el trabajo sistémico puede resultar revelador. . Cuando estes list@ aquí estoy para acompañarte!. Entra a mi sitio web donde encontrarás información acerca de los casos que trabajamos. . ——————————————————- #coachingsistemico #coach #mujeresaprendicesdelamagia #amalgamandocaminos #reconociendo #coachingycaminos #soltando #anastasiagomez

A post shared by Coaching Sistémico (@anastasiagomez.coach) on

El coaching sistémico no es terapia ni tratamiento psicológico. Se observa y se escucha con respeto la historia del cliente o consultante, se le acompaña sin juicios y sin dramas a tomar consciencia para que éste integre y sea capaz de ejecutar acciones o tareas que tengan impacto y dejen huellas sanadoras que perduren en generaciones.

¿Qué temas se pueden trabajar con coaching sistémico?

  • Duelos y pérdida
  • Conflictos de pareja o divorcio
  • Problemas con los hijos
  • Conflictos en las relaciones familiares
  • Traumas de la infancia
  • Desarrollo personal
  • Abortos
  • Casos de adopción
  • Tristeza sin causa aparente
  • Desarrollo profesional
  • Conflictos laborales

¿Cómo se trabaja el coaching sistémico?

Las sesiones del trabajo sistémico pueden ser individuales o grupales. Es decisión del cliente el como quiere ventilar o trabajar la circunstancia que lo lleva a buscar ayuda o apoyo de un profesional.

Las técnicas que utilice el coach estarán determinadas por la escuela donde se formó.

Del niño al adulto, los traumas

En el momento del nacimiento cuando se corta el cordón umbilical, el niño deja de respirar y se corta todo el contacto con la madre. En ese momento se experimenta una especie de “muerte”. La manera como nacemos nos puede dar mucha información del como vamos a afrontar la vida. El nacimiento marca nuestro destino.

En la etapa de 0 a 7 años el niño tiene que hacer lo que se le diga para sobrevivir. De los padres o de las personas encargadas de criarnos recibimos la educación, los valores, la religión, las costumbres y del lugar nos impregnamos de la cultura.

De la familia también comenzamos a recibir toda la información generacional, que es aquella que podemos corroborar, se recuerda o se sabe. Aquí están los hábitos y las destrezas.

También está la información transgeneracional que va a estar constituida por los secretos o tabúes, que son los que viajan en el sistema y se perpetúan hasta que alguien lo saca a la luz. Esta información está en el cuerpo.

Estas transmisiones transgeneracionales o secretos son eventos que se esconden pero que son pasados verticalmente de una generación a otra.

CONSULTA CON ANASTASIA

Historia de paz en la familia. Autor: Bert Hellinger

“Un hombre y una mujer se enamoran, y porque se aman mucho, se casan. Al hacerlo, ambos deben reconocer algo. El debe reconocer que necesita a la mujer, y la mujer debe reconocer que necesita al hombre. Ambos deben reconocer que les falta lo que solo el otro tiene y que al otro pueden darle algo que ellos tienen y que al otro le falta. Si reconocen eso, se logra el intercambio entre ellos. Pero solamente si el hombre respeta a la mujer como distinta a el-distinta en casi todos los sentidos- y si la mujer reconoce que el hombre es distinto a ella- distinto en casi todos los sentidos- y si mediante ese reconocimiento mutuo están abiertos para lo que el otro les da y están dispuestos a darle al otro lo que le falta. Esa es la base de una buena relación de pareja.

Cuando los hombres están entre ellos y hablan sobre si mismos, a menudo lo hacen como si fueran mejores que las mujeres. Lo mismo se observa entre las mujeres. Cuando están entre ellas y hablan sobre ellas mismas, a menudo hablan como si fueran mejores que los hombres. Entonces, cuando un hombre así se encuentra con su mujer y cuando una mujer asi se encuentra con su marido, ¿qué ocurre con su relación de pareja? si el hombre se comporta como si no necesitara a la mujer y como si el fuera superior a ella y si la mujer se comporta como si no necesitara al hombre y como si ella fuera superior a el, entonces el amor entre ellos ya casi dejo de existir. Es decir, ambos deben reconocer que el otro, a pesar de ser diferente, es su par y es equivalente. Eso es humilde. Pero es la base para una buena relación de pareja.

Se torna más complicado cuando el hombre mira a la familia de la mujer y la mujer mira a la familia del hombre. Entonces a menudo sucede que el hombre dice: “mi familia es mejor” y la mujer dice: “mi familia es mejor”. Ambos lo dicen con la consciencia tranquila porque mediante la consciencia están unidos a su familia. ¿Y qué ocurre si ambos lo dicen? El amor sufre.

Mas adelante tienen hijos. Entonces se trata de decidir la manera en que serán educados los hijos. Entonces el hombre quizás diga: “Los niños tienen que ser educados como se hacía en nuestra familia”. Y tal vez la mujer diga: “Deben ser educados tal como se hacía en nuestra familia”. ¿Y entonces, como se sienten los hijos? Se sienten mal.

¿Qué debería ocurrir aquí? El hombre debe reconocer que la familia de la mujer a pesar de ser diferente es equivalente a la suya. Y la mujer debe reconocer que la familia del marido, a pesar de ser diferente, es equivalente a la de ella. Si provienen de dos culturas distintas o de dos religiones distintas, ambos deben reconocer que la cultura o la religión del otro, a pesar de ser diferente, es equivalente a la propia.

Sin embargo, eso no lo pueden hacer si tienen una “mala consciencia”. Si acatan a su consciencia tienen el miedo: al reconocer eso, pierden la pertenencia a su familia. Pero el progreso y la paz en la familia solo se logra si ambos dejan atrás una parte de su consciencia buena o tranquila, si ambos están dispuestos a sentirse culpables. Aquel que no puede hacerse culpable en este sentido, continuara siendo un niño para siempre”.

“La puerta a Dios son los padres,

El camino a Dios es la pareja,

La presencia de Dios es nuestro trabajo

Y el susurro de Dios es la Madre Tierra”.

Carola Castillo

EJERCICIO SISTÉMICO GRATIS AQUÍ

Un poco de Historia acerca de las constelaciones familiares

Las constelaciones familiares surgieron como resultado de la unión de principios de varias escuelas terapéuticas. El psicodrama de Jacob Moreno, que tuvo el ingenio de introducir el teatro como un concepto de terapia donde los pacientes representaban en las tablas o en una arena pública sus problemas y circunstancias de manera creativa, recreando las historias Moreno los guiaba a realizar acciones e interacciones en el presente. De esa manera, en un ambiente seguro surgían posibilidades donde la espontaneidad y la libertad permitían establecer el manejo de métodos alternativos que facilitaban cambios de conducta del paciente.

El aporte de Virginia Satir quien incorporó en el trabajo a la misma familia y el uso de imágenes congeladas sostenía que “el cambio posible y que todos tenemos los recursos internos para el desarrollo y crecimiento personal. Que cada uno lo hace tan bien como puede en un momento determinado y que en la medida que aceptemos y reconozcamos el pasado, mejor será nuestra capacidad para trabajar con el presente. La gente se conecta en base a similitudes y crece a través de las diferencias. Que todos somos manifestaciones de la misma fuerza de vida y que las relaciones humanas saludables están basadas en la igualdad de valores. Satir afirmó que cuando es posible aumentar los sentimientos de autoestima del consultante o paciente, de manera que pueda aceptar a los otros como son, la base del cambio está establecida.” La metáfora del Iceberg de Virginia Satir plantea que los terapeutas solo pueden ver la punta de la conducta del cliente, la cual esta enmascarada en el sentimiento de sí mismo, que a su vez está basado en las actitudes, el estado de alerta, los sentimientos y los anhelos”.

Otro aporte importante fue el de Ivan Boszormenyl-Nagy quien a través de sus prácticas hospitalarias concluyó que la profundidad de las relaciones está determinada por la existencia de dinámicas éticas y como estas no son observables, las denominó “lealtades invisibles”. También habló del balance entre el dar y el recibir y que la responsabilidad de saldar las deudas descansa sobre las futuras generaciones.

Bert Hellinger después de haber trabajado con estas diferentes técnicas desarrollo su propia terapia, las constelaciones familiares. Dice Hellinger: “Lo sistémico saca a la luz el orden” y habló de que el equilibrio de la familia va mas allá del bien o el mal. También introdujo el tema de la buena y la mala conciencia, de que los sistemas no entienden de las relaciones filiales y que a los sistemas no le interesan los dramas y lo que importa es preservar el sistema.

Explica Hellinger que la consciencia individual te indica qué debes hacer para pertenecer a la familia y que a nivel de la consciencia familiar, que es inconsciente, actuamos en pro del sistema.

También habló de la exclusión o del excluido y dice que cuando el alma familiar no tolera la exclusión de un miembro, es la consciencia del sistema quien no lo tolera. Su único objetivo es mantener el sistema completo.

EJERCICIO SISTÉMICO GRATIS AQUÍ

Leyes sistemicas y los órdenes del amor

  • La pertenencia o vinculación. Esta ley dice: quien perteneció, pertenece, nadie debe quedar fuera o excluido. Cuando un miembro de la familia queda excluido, olvidado o despreciado, el sistema no lo tolera, porque su máxima es velar por su integridad. Dentro de los excluidos encontramos a los asesinos, abortos provocados, drogadictos, ladrones, narcotraficantes, esquizofrénicos o personas con síndrome de Down.
  • Equilibrio entre dar y recibir. Debe haber balance. El único caso donde no hay balance es en la relación de padres e hijos. Los padres dan la vida y la única manera de retribuirles es pasando la vida a través de los nietos y que los hijos se encarguen de sus propias vidas y hagan algo por sí mismos. En la pareja cada uno debe dar el cincuenta por ciento a la relación.
  • El orden viene primero que el amor. En orden, nuestros padres, abuelos y ancestros. Luego cuando constituimos una nueva familia, la pareja viene primero, los hijos van después y esta pasa a ser prioridad sobre el sistema familiar u origen.

EL orden le gana al amor. El orden viene primero. En coaching sistémico el orden es mas grande que el amor.

 Todos sin excepción nacemos en una familia que constituye nuestro origen. Allí nacemos, crecemos y una vez que somos adultos comenzamos a construir un proyecto de vida. Entonces buscamos pareja y formamos un nuevo sistema familiar. Este nuevo sistema entonces pasa a ser el primero y tiene prioridad sobre la familia de origen.

Es básico entender este principio ya que, si uno da más importancia a los padres y hermanos que a su pareja, comienza el desbalance porque no hay orden.

Una vez que conocemos estos principios o leyes sistemicas cabe preguntarse:

  • ¿Respeto el orden en mi familia?
  • ¿A qué familia le doy prioridad, la de origen o la actual?
  • ¿Delante de mis hijos ejerzo mi lugar de ser el mayor?
  • ¿Veo a mis padres como a los mayores?
  • ¿Vivo la relación con mi pareja como una relación entre iguales?

EJERCICIO SISTÉMICO GRATIS AQUÍ